Balnearios y spas de Toledo
Balneoterapia
Talasoterapia
Beneficios del agua
Tipos de agua
Algas y lodos marinos
Baños termales
Curas termales
Ducha escocesa
Duchas termales
Escapadas spa
Lodos termales
Baño turco
Circuitos spa
Mejores spa de España
Sauna
Sauna infrarroja
Cruceros con spa
Cruceros Norwegian con spa
Beneficios de la sauna
Hoteles con spa

Masaje a 4 manos
Masaje acuático
Masaje Amma
Masaje aromático
Masaje ayurvédico
Masaje californiano
Masaje con gemas
Masaje de drenaje linfático
Masaje deportivo
Masaje descontracturante
Masaje erótico
Masaje kobido
Masaje localizado
Masajes para varices
Masaje relajante
Masaje reductivo
Masaje shiatsu
Masaje tailandés
Masaje terapéutico
Masaje terapéutico - Técnicas
Masaje circulación piernas
Masaje tibetano

Aromaterapia
Aceites esenciales
Aceites masajes eróticos
Aceites para combatir la Candida
Aceites para combatir la dolor de las varices
Aceites para combatir la seborrea
Cremas para masajes
Fangoterapia
Chocoterapia
Hidroterapia
Tipos de masajes eróticos
Tipos de masajes sexuales
Masaje para la mialgia
10 beneficios de las saunas faciales

Contáctanos


Beneficios de la sauna


Beneficios de la saunaLa temperatura elevada tiene como resultado más patente la sudoración (mecanismo natural cuya función es regular la temperatura del cuerpo). El aumento de la temperatura corporal tiene efectos benéficos sobre los músculos, que se aflojan y en los que la tensión disminuye. Aquí podemos entender el porqué de los beneficios de la sauna sobre las contracciones musculares.

La sauna es beneficiosa para los deportistas después del esfuerzo, ya que permite una recuperación rápida favoreciendo la eliminación de las toxinas y del ácido láctico. Su efecto sedante sobre el sistema nervioso favorece por otra parte la relajación. La sauna presenta igualmente un efecto sedante sobre las terminaciones nerviosas y una mejor reanudación de la circulación periférica.

Durante la sesión de sauna, el metabolismo y los bombeos cardíacos se aceleran, ayudando a una vasodilatación y a que la sangre se haga menos densa. Reacciones éstas que facilitan la circulación sanguínea. Debido a su acción tranquilizadora sobre los músculos, la sauna puede ayudar a reducir la ansiedad y el estrés ligados a la vida diaria.

La sauna, no obstante, está totalmente desaconsejada en los casos siguientes:

En caso de tensión arterial demasiado alta o demasiado baja, en casos de problemas cardíacos o circulatorios, en casos de estado febril, en presencia de inflamaciones cutáneas, en personas que sufren de varices, durante el embarazo o durante el ciclo menstrual (debido a un riesgo de hemorragia debido a la vasodilatación y a la reducción de la viscosidad de la sangre).

Además, como dijimos en otro artículo de la página, es recomendable (casi obligatorio) verificar a con nuestro médico nuestra capacidad de soportar el calor seco de la sauna antes de practicarla. La vasodilatación de los vasos sanguíneos debida al calor activa la aceleración rápida de los latidos del corazón y representa un peligro para las personas afectadas de enfermedades cardiovasculares. La sauna presenta ciertas contraindicaciones en caso de problemas circulatorios. También está desaconsejada para asmáticos y personas que sufren problemas respiratorios, ya que activa una aceleración de la respiración y puede ocasionar una sensación de opresión.








Aviso legal