Balnearios y spas de Toledo
Balneoterapia
Talasoterapia
Beneficios del agua
Tipos de agua
Algas y lodos marinos
Baños termales
Curas termales
Ducha escocesa
Duchas termales
Lodos termales
Baño turco
Circuitos spa
Mejores spa de España
Sauna
Sauna infrarroja
Cruceros con spa
Cruceros Norwegian con spa
Beneficios de la sauna
Hoteles con spa

Masaje a 4 manos
Masaje acuático
Masaje Amma
Masaje aromático
Masaje ayurvédico
Masaje californiano
Masaje con gemas
Masaje deportivo
Masaje descontracturante
Masaje erótico
Masaje localizado
Masajes para varices
Masaje relajante
Masaje reductivo
Masaje shiatsu
Masaje tailandés
Masaje terapéutico
Masaje terapéutico - Técnicas
Masaje circulación piernas
Masaje tibetano

Aromaterapia
Aceites esenciales
Aceites masajes eróticos
Aceites para combatir la Candida
Aceites para combatir la dolor de las varices
Aceites para combatir la seborrea
Cremas para masajes
Fangoterapia
Chocoterapia
Hidroterapia
Masaje para la mialgia

Contáctanos


Algas y lodos marinos


Talasoterapia: algas y lodos marinosLos efectos terapéuticos de cuidados a base de algas o de lodos conciernen sobre todo a los dolores reumáticos o articulares.

Las algas

Las algas tienen la excepcional facultad de potenciar la riqueza de minerales y oligoelementos del mar y restituir en ocasiones hasta 100.000 veces más intensamente las virtudes fortificantes, remineralizantes y reequilibrantes.

Ya sean marrones, rojas o verdes, las algas son el principal elemento utilizado en los baños de talasoterapia. Ricas en yodo, calcio, fósforo, potasio, cobre, zinc, hierro, vitaminas y aminoácidos, como hemos dicho anteriormente poseen virtudes fortificantes, remineralizantes y reequilibrantes. Calentadas por encima de cierta temperatura, éstas  liberan también sustancias antivirales y antibacterianas.

Por último decir que encontramos tanto yodo en un kilo de algas frescas como en 100. 000 litros de agua de mar.

Los lodos marinos

Verdaderas concentradores iónicos de la fauna y la flora marina, los lodos marinos son directamente utilizados en curas mezclados con agua de mar, por su poder analgésico contra el reumatismo (excepto en casos de crisis aguda) y en ciertas enfermedades de la piel (acné, eczema,...).

Éstos actúan fisiológicamente (por su plasticidad y su poder de retención del agua y del calor) y químicamente (por el paso de algunos de sus oligoelementos a través de la piel).








Aviso legal