Balnearios y spas de Toledo
Balneoterapia
Talasoterapia
Beneficios del agua
Tipos de agua
Algas y lodos marinos
Baños termales
Curas termales
Ducha escocesa
Duchas termales
Escapadas spa
Lodos termales
Baño turco
Circuitos spa
Mejores spa de España
Sauna
Sauna infrarroja
Cruceros con spa
Cruceros Norwegian con spa
Beneficios de la sauna
Hoteles con spa

Masaje a 4 manos
Masaje acuático
Masaje Amma
Masaje aromático
Masaje ayurvédico
Masaje californiano
Masaje con gemas
Masaje de drenaje linfático
Masaje deportivo
Masaje descontracturante
Masaje erótico
Masaje kobido
Masaje localizado
Masajes para varices
Masaje relajante
Masaje reductivo
Masaje shiatsu
Masaje tailandés
Masaje terapéutico
Masaje terapéutico - Técnicas
Masaje circulación piernas
Masaje tibetano

Aromaterapia
Aceites esenciales
Aceites masajes eróticos
Aceites para combatir la Candida
Aceites para combatir la dolor de las varices
Aceites para combatir la seborrea
Cremas para masajes
Fangoterapia
Chocoterapia
Hidroterapia
Tipos de masajes eróticos
Tipos de masajes sexuales
Masaje para la mialgia
10 beneficios de las saunas faciales

Contáctanos


Baño turco


Baño turco. HammamLos efectos benéficos del vapor eran ya conocidos en el Antiguo Egipto. Así es como nace el baño turco (que toma su nombre de la tradición oriental de hacer baños de vapor en un rito de limpieza del cuerpo). En occidente, el baño turco (o hammam) también es muy apreciado gracias a sus numerosas y destacables virtudes.

"Hammam" significa "fuente de agua caliente" en árabe. El baño turco es de hecho un baño de vapor húmedo en el cual se entra progresivamente pasando por etapas sucesivas, por piezas, en las que la temperatura ambiente aumenta progresivamente. La temperatura dentro de un baño turco está comprendida entre 40 y 60 ° y el porcentaje de humedad alcanza el 90-95 %.

Los beneficios del baño turco

El primer efecto del calor es la dilatación de los vasos sanguíneos que mejoran así la circulación. El tiempo máximo de tolerancia al calor debe ser respetado: el cuerpo señala la expiración de este tiempo por pulsaciones en las sienes que indican que el momento de salir ha llegado. En ese descanso es recomendable tomar una ducha tibia o fría para posteriormente volver al baño turco.

Los efectos beneficiosos del baño turco son visibles inmediatamente: la piel se hace más flexible y luminosa, favoreciendo así la eliminación de toxinas. Los poros dilatados por el calor permiten liberar las impurezas y limpiar la epidermis en profundidad. Perfecto para la exfoliación, el baño turco devuelve a su piel toda su dulzura. Aceites esenciales son a menudo añadidos al vapor durante el baño, ayudando particularmente en caso de resfriados: el vapor asociado con el eucalipto favorece la apertura de las vías respiratorias.

Además del beneficio físico, el baño turco también ayuda al descanso y a la relajación. Ideal para aliviar el estrés acumulado, para liberarse, para soltar todas las tensiones de la vida diaria. Y esa misma noche, tras la estancia en el baño turco, el sueño vendrá ya que nos encontraremos totalmente liberados de tensiones psicológicas y musculares. El hammam es ideal para gozar de noches de descanso. Es un medio excelente de luchar contra los insomnios.








Aviso legal